Montag, 2. Juni 2014

Retroalimentándose de la globalización

El mexicano Josué Ávalos vive la música. A parte de varias bandas, tiene un proyecto en solitario. El año pasado salió su disco actual, "Al Garete". OJOS ABIERTOS habló con él sobre cómo influye ser emigrante, hijo de la globalización, su producción musical.


Hola Josué. Gracias por tomarte tiempo para esta pequeña entrevista. Estás muy ocupado últimamente, ¿no? Hace poco lanzaste el nuevo disco de tu banda, “Chupacabras“. ¿Qué tal con el grupo? ¿Van de gira?

Sí, desde hace algunos meses la actividad con "La Papa Verde" pero sobre todo con "Chupacabras" ha sido mucha y muy agradable, después de meses de trabajo en el disco "Palante" ahora estamos de gira presentándolo, regresando de tocar en Barcelona en solitario, solo estuve un par de días en la bonita Colonia y ahora de gira por el norte con chupacabras.

Siendo miembro tanto de Chupacabras como también de “La Papa Verde“, perteneces a dos bandas que forman una parte importante de la escena de la música “latina“, si se puede decir así, aquí en Colonia (y en Alemania). ¿Cómo ves tú esta escena?

Creo que es difícil hablar de la escena de música latina en Colonia como algo homogéneo o cohesionado ya que existen tendencias muy distintas y que a veces no entran casi en contacto pero a veces  se entrecruzan y se funden. Además de que existe un salto generacional muy importante entre los músicos que llegaron a esta ciudad hace algunas décadas y cuyo bagaje musical estaba fuertemente influido por el folklore latinoamericano y una nueva generación que en parte emigró con un lenguaje musical hijo de la globalización y en parte está formada por gente nacida en este país pero con ascendencia latinoamericana.
Cuando llegué a este país estuve sobre todo en contacto con músicos que tenían la exploración de la herencia del canto de protesta y el folklore como parte esencial de su trabajo, músicos que tocaban en la calle y también en foros muy renombrados.
Pero de modo paralelo había una escena muy fuerte de la salsa. Ahora me parece que por ejemplo la salsa tocada en vivo ha casi desaparecido de colonia (al menos por ahora) y en su lugar han llegado otros ritmos ha ocupar las pistas de baile, ritmos que hace unas décadas era muy raro escuchar en una fiesta o un concierto como la cumbia.
Por ponerlo de manera un poco gráfica diría que verás algunas caras conocidas pero muchas diferentes dependiendo de si estás en un concierto de La papa verde, uno de Chupacabras, un evento y fiesta por los derechos humanos en México o a favor de la lucha mapuche en Chile o en una fiesta de reggeatón, salsa o forró.

En la descripción de “Chupacabras” en Facebook dice que la banda es el nuevo monstruo de Frankenstein, compuesto de los restos de las culturas moribundas. ¿Crees que esa música híbrida y mestiza es la única forma de enfrentar lo que llamamos “globalización”?

Creo que no se trata de un enfrentamiento sino de una retroalimentación, de un continuo intento por incluir en lo que hacemos los elementos que conforman nuestra memoria musical, que proviniendo de lugares tan diversos contiene una riqueza que no se tiene cuando por decirlo de alguna manera todo mundo escuchó las mismas canciones en la infancia, pero que conlleva la dificultad de combinar cosas que a veces parecieran imposibles de hermanar.

En tu carrera musical ya has tocado junto a grupos destacables como Calle 13, Patrice o Che Sudaka, por nombrar algunos. ¿Cuál ha sido para ti el punto culminante hasta el momento?


La verdad es que para mí los puntos culminantes que tengo que agradecer a la música en cuanto a que me ha dado la oportunidad de compartir conversación o el escenario con alguien con quien de otra forma sería muy difícil, son otros. Por ejemplo el haber podido compartir mesa y anécdotas con uno de los grandes de Latinoamérica como Daniel Viglietti quien además fue gran amigo de Mario Bennedetti cuyos libros marcaron mi adolescencia tanto como la música de Viglietti o el  conocer después de un concierto a  uno de mis ídolos de la guitarra a quien yo no me hubiera atrevido a pedirle un poco de su tiempo, pero que gracias a que mi música me "presentó" como a alguien que también está haciendo sus esfuerzos, pues pude no solo conversar con él sino además llevarme un disco con una dedicatoria muy bonita.
Aunque cosas como ir caminando por Barcelona encontrarte a los Che Sudaka y que te inviten al bar mariatchi para hacer una Jam, la verdad es que eso también nos hizo mucha ilusión a los de la Papa Verde.
Conocer a algunos músicos famosos también ha destruido idealización en la que los tenía y a algunos músicos con los que me hacía mucha ilusión compartir escenario me decepcionaron mucho con su actitud, sus delirios de grandeza o su cinismo.
Pero por suerte siempre hay quien sigue con los pies en la tierra aunque en el escenario vuelen muy muy alto, como René de Calle 13 que nos dejó asombrados con su sencillez y trato amable para con los que compartíamos back stage el día que tocamos en el mismo festival.


http://alertaduesseldorf.blogsport.de/images/FotoJosue.JPG

Hablemos un poco de ti como artista solo. Ya has lanzado dos discos, “Escafandra” y “Al Garete” que es el actual del año pasado. ¿Cuál es tu motivación para trabajar solo? O en otras palabras, ¿qué satisfacción te da un proyecto en solitario?

El trabajar en grupo te da la oportunidad de desarrollarte por medio del intercambio de ideas y todo lo que significa el aprender a hacer compromisos en la composición y en la convivencia, el poder interactuar en el escenario y en el estudio de grabación te da muchas herramientas no solo como músico sino en muchos otros aspectos. Pero también te da la "oportunidad" de relegar responsabilidad tanto en el escenario como en todos los demás momentos de la creación musical, ese tener el poder de decisión y la responsabilidad por los errores y los aciertos es algo que está muy presente en un proyecto en solitario y que me apetecía experimentar. Yo desde hace mucho       tenía canciones que no cabían en el espectro de las bandas con las que toco, piezas que por un lado no sabía si encontrarían oídos receptivos, sobre todo en un país con otro idioma y que además me imponía el  presentarlas a titulo personal y no de equipo,  pero el hecho de que algunas personas a las que aprecio mucho entre otras cosas por su sensibilidad musical me insistieran en que tocara esas canciones en público, me hizo dar el paso.

Sobre todo en “Escafandra”, tus canciones parecen muy tradicionales. Seguramente tendrás otras influencias también, pero una canción como “Huapango de la muerte” es, sin duda, una referencia al folklore mexicano. ¿Dirías que tu música es mexicana?

En un sentido amplio sí, lo es, pues contiene muchos elementos que tal vez no se den en otros lugares y es música que está hecha por alguien que creció en México, la temática que me interesa tiene muchas veces su raíz en la particular historia de esa parte del mundo, pero en los últimos dos años he tenido la oportunidad de compartir escenario en México con cantautores mexicanos y ha sido evidente para ellos y para mi que hay elementos que hacen que lo que hago suene distinto a lo que se está produciendo allá, con todas las riquezas y carencias que eso puede tener. Pero en el fondo es lógico y me parece positivo que mi discurso sea otro si todo lo que me rodea es distinto a pesar de que comparto la raíz con los amigos que están haciendo su camino en México

                              "Huapango de la muerte" del disco "Escafandra" del año 2011

Llevas casi 15 años viviendo en Colonia y, como dice en un artículo del Stadt-Anzeiger del año pasado, habías pasado antes por España y Bélgica. Has vivido un buen tiempo de tu vida fuera de casa entonces. ¿Se podría interpretar tu música como una manera de recordar tu propia identidad, tus raíces?

Definitivamente. Cuando te encuentras rodeado de "lo distinto" empiezas a explorar más que es lo que hace esa diferencia. En mi caso he ido haciendo esa exploración sobre todo por medio de la música.

Recuerdo una charla contigo en una clase universitaria, en la que dijiste que antes el clima alemán te facilitaba escribir canciones tristes y oscuras. La famosa depresión del otoño, que tienen hasta los alemanes mismos. ¿De qué otra manera te influencia tu “nueva” casa? ¿Qué hay de alemán en tu trabajo?

Poder pensar en otro idioma y entender un poco las imágenes que esa lengua puede producir o invocar es algo que cambia tu manera de decir las cosas, eso se lo debo en parte al Alemán, también al francés, pero sobre todo al Alemán.
La música como la pienso y la siento actualmente, solo se da en un país en el que la diversidad cultural está muy presente. En México me habría resultado muy difícil (aunque eso ha cambiado mucho para bien allá) tocar en un trío con gente de los Balcanes, acompañar a un charanguista peruano como Julio Mendivil en la guitarra, hacer música con gente de África o trabajar en el estudio con alguien como Pablo Paredes que maneja el lenguaje del jazz pero además conoce bien el de la música andina y otros ritmos de Sudamérica.
La infraestructura disponible en este país y la certidumbre que te da el poder planear a largo plazo algunas cosas es algo que en mi caso también ha influido mucho en la posibilidad de producir música que de otra manera tal vez se hubiera quedado en proyecto.

¿Seguirás con el proyecto “Josué Avalos”? ¿Ya tienes idea de en qué dirección musical quieres ir?

Como podría abandonar yo un proyecto con ese nombre??? [se ríe]
¡Soy el único que está obligado a perseguirlo o a ser perseguido por él!
Seguramente seguiré haciéndome acompañar por colegas y amistades y seguiré acompañando a otros en sus proyectos y viajes musicales pero siempre llegará el momento de tomar de nuevo la guitarra y la pluma y hacer nacer alguna canción que necesite ser cantada en solitario.


Y estamos seguros que estas serán muchas todavía. Bueno, Josué, ¡Muchas gracias por tomarte tiempo para esta entrevista, y nosotros como equipo del blog te deseamos todo lo mejor para tu futuro y esperamos contar contigo en la escena musical de Colonia muchos años más!

Entrevista: Jan-Hendrik Heuer

El disco actual, "Al Garete", de Josué Ávalos se encuentra tanto en iTunes como también en Amazon y Spotify.

Fuente de la imágen: http://alertaduesseldorf.blogsport.de/2014/01/15/vernissage-zapatistas/

Keine Kommentare:

Kommentar posten